Principales garantías de una póliza de embarcaciones de recreo, para estar la mar de seguro

En este post nuestro protagonista será un seguro del que muchos de nosotros no tenemos que preocuparnos pero que no nos importaría suscribir. Especialmente ahora que llega el verano, en el que apretará de nuevo el calor y no se estaría nada mal pasando algún día en el mar a bordo de una embarcación de recreo.

Disponer de un bote propio es un lujo, por supuesto, pero como hasta la mejor noticia dispone de su cara B es cierto que esta posesión obliga a invertir tiempo y dinero y a realizar numerosas gestiones: sacarse el título de patrón, elegir entre las diferentes opciones de naves disponibles, realizar los papeleos correspondientes para su adquisición y, por supuesto, suscribir los seguros que sean pertinentes.

Si alguno de nuestros lectores está en disposición de comprar un barco en las próximas fechas para disfrutar más aún de las vacaciones o si posee uno y desea recordar cuáles son las garantías de las que dispone, que permanezca atento a este post. Si no es así igualmente seguid leyendo, que la vida es imprevisible y nunca se sabe cuándo nos van a ascender en el trabajo o si un día de estos nos toca la lotería.

Vamos a hablar, por lo tanto, de las principales coberturas que ofrece un seguro de embarcaciones de recreo.

 

Coberturas primordiales

El seguro obligatorio se encarga de cubrir la responsabilidad civil en lo que se refiere a los daños que puedan provocarse, tanto los materiales como los personales. Esto incluye, como es lógico, los daños a terceros siempre que estos se hayan producido en el tiempo en el que se haya utilizado el barco.

Otra de las garantías importantes es la de pérdida total y abandono a consecuencia de la ocurrencia de un evento marítimo, contemplando casos como la destrucción completa o parcial de la nave o, directamente, su desaparición debido a múltiples causas, que pueden ir desde un naufragio a un incendio o una colisión. Un seguro de embarcaciones de recreo también podría hacerse cargo de los gastos de salvamento, si fuera necesario, e incluso de remolque de la nave.

Un seguro completo de este ramo también podría amparar la indemnización al contratante en caso de sufrir una accidente, incluso en el supuesto de que su embarcación haya sido objeto de un acto vandálico por parte de otras personas.

Otro posibilidad aún peor es la de sufrir un robo. Una circunstancia de la que también debe ocuparse un seguro multirriesgo contemplando indemnizaciones no sólo en caso de robo de la nave, sino de algunos de sus componentes (siempre que estos hayan sido incorporados de forma fija a la embarcación o, siendo piezas externas, se hayan asegurado debidamente).

Los accidentes personales también se encuentran entre las principales coberturas de un amplio seguro. Una garantía que no sólo se hace cargo en caso de que se produzcan a causa de un accidente lesiones corporales o intoxicaciones, sino incluso en las situaciones más graves, en las que el incidente derive en invalidez permanente o muerte. En este último supuesto, la persona beneficiaria nombrada por el asegurado sería quien cobrase el pago de la suma asegurada.

 

Pues sí, estas también son importantes

Aunque seguramente no se vendría a la cabeza de primeras cuando pensásemos en las principales garantías de un seguro de embarcaciones de recreo, lo cierto es que la de asistencia jurídica es otra de las coberturas importantes de este producto. Gracias a ella se pueden defender los intereses del asegurado, reclamándose los daños que hayan podido sufrir tanto éste como su embarcación durante el uso de la nave en diferentes supuestos. Por ejemplo, en caso de imprudencia, negligencia o falta de pericia del piloto, así como ante la posibilidad de que este haya cometido una infracción.

Otra cobertura relevante es la de asistencia en viaje, de la que no sólo podría beneficiarse el titular del contrato de seguro sino el resto de ocupantes de la embarcación. ¿Qué ventajas ofrece esta garantía? Desde hacerse cargo de los gastos médicos en el extranjero a los de alojamiento en un hotel en caso de que la embarcación  resulte inmovilizada durante un largo periodo de tiempo. Traslado sanitario de enfermos y heridos, transporte de restos mortales y hasta envío de piezas de repuesto para la embarcación en el caso de que ésta haya resultado dañada, pueden ser algunas de las ventajas de esta amplia cobertura.

Por increíble que parezca, todo esto y mucho más puede ofrecernos la contratación de un seguro de embarcaciones de recreo. Y eso que sólo hemos citado algunas de las coberturas; en otra ocasión ampliaremos, más si cabe, el ramillete, y hablaremos de las garantías complementarias.  De momento os dejaremos olvidar los seguros por un rato y echaros a la mar sin preocupaciones.