Seguros para coches telemáticos: el futuro ya es presente

Pese a encontrarnos en pleno boom tecnológico -y esto no ha hecho nada más que comenzar-, a muchos de nosotros términos como la telemática nos resultan todavía demasiado abstractos y suenan a futuro lejano, a ciencia ficción o incluso a chino.

Pues bien: al igual que Santillana del Mar ni se erigió en honor a una santa ni es llana ni tiene mar, la telemática no es un concepto abstracto sino algo sólido y bien definido; se aplica de muchas maneras en el presente; no tiene nada de ciencia ficción, sino más bien de realidad tangible; y no es una palabra china, puesto que tiene una certera definición en español. La RAE la define así:

Aplicación de las técnicas de la telecomunicación y de la informática a la transmisión de información computerizada.

Esta rama de la tecnología cuenta con una gran aplicación en el sector automovilístico, en el que cada vez tiene una mayor implantación. Su llegada no está siendo como la de los smartphones, impredecible y vertiginosa, sino lenta y progresiva, pero en unos cuantos años su aterrizaje se habrá producido indefectiblemente.

Como muestra, un botón: ¿Sabían que desde el pasado 31 de marzo todos los turismos deben ir equipados con un dispositivo telemático? Se trata del sistema de llamada de emergencia automática ECall, y servirá de mucha ayuda en los casos de accidente. La comunicación con el centro 112 se realizará automáticamente a la que salten los airbags del coche, aunque también se podrá activar de manera manual pulsando el botón de ayuda con el que van ya equipados los nuevos vehículos.

Este es un importante paso más en la implantación definitiva de la telemática al sector automovilístico, que será una realidad en unos pocos lustros. Sin embargo, algunas aseguradoras ya se han adelantado a un futuro cada vez más presente, lanzando al mercado desde hace algunos años los seguros para coches telemáticos. Veamos en primer lugar en qué modo se aplica esta tecnología al automóvil para luego desgranar las características de los productos aseguradores para este tipo de coches.  Más información a la vuelta… del ladillo.

 

La telemática aplicada al automóvil

La telemática, aplicada mediante la instalación de dispositivos en los vehículos, ofrece numerosos servicios de valor añadido, tanto en materia de conducción como en lo que se refiere a la seguridad.

Pese al coste que supone su implantación, los beneficios que ofrece son prácticos y variados: desde el servicio de localización en caso de que se produzca un robo a la llamada de emergencia automática o la posibilidad de conocer la situación del tráfico en tiempo real, pasando por la ayuda que ofrece la navegación por satélite o el aporte de valiosa información al conductor acerca del estado del vehículo.

En cuanto a los seguros para coches telemáticos, su mayor ventaja es la mejor adecuación de sus tarifas y coberturas a las necesidades particulares de cada conductor y a su manera de manejar su medio de transporte particular.

Los hábitos de conducción del tomador del seguro cobran una mayor importancia a la hora de establecer el precio del mismo. En estos productos aseguradores entran en juego datos como el número de kilómetros recorridos, el tipo de vía por el que se circula, la calidad de la conducción, los límites de velocidad o la hora del día en la que se transita.

Todo ello no sólo deriva en unas primas más económicas para el conductor/cliente, sino en una conducción más prudente y segura -además de ecológica- que redunde en el beneficio de todos. Eso repercutirá de manera directa en un seguro más económico. Y, de este modo, todos salen beneficiados.

 

El gigante se despereza en España

Con una importante aplicación en naciones como Estados Unidos o Italia, en nuestro país la consolidación de la telemática en el parque automovilístico -y, consecuentemente, en el mundo asegurador- se está haciendo bastante de rogar. Todavía no hay demasiados vehículos con esta tecnología circulando por nuestras carreteras, ni muchas aseguradoras que apuesten firmemente por ella (aunque, como las meigas, haberlas haylas. Sólo es cuestión de informarse).

Sin embargo, su implantación definitiva es únicamente cuestión de tiempo. Así lo consideran tanto en el ámbito tecnológico, en el que se trabaja por desarrollar la telemática en el sector automovilístico, como en el asegurador, donde compañías como Generali creen firmemente en la terna telemática-automóvil-seguros. Su responsable de servicios jurídicos, Beatriz Sanz, defiende que “el sector se está moviendo en esta línea y creemos que vamos en la dirección adecuada”. Lo cierto es que la telemática parece haber llegado para quedarse y acabar teniendo un impacto importante tanto en el mundo del automóvil como en el de los seguros.