Las coberturas menos conocidas de los seguros de auto, un tema con mucho recorrido

Todos nosotros conocemos, estemos o no familiarizados con el sector asegurador, cuáles son las principales coberturas que ofrece un seguro de coche porque ya lo hemos tratado en otras ocasiones, así que no será necesario incidir más en esta cuestión.

En cambio, no muchos saben qué es lo que puede llegar a ofrecer una póliza de auto, obviamente dentro de las garantías complementarias. Como si del genio de la lámpara de Aladino se tratase, un seguro de este ramo puede encargarse de solucionar cientos de situaciones, poniendo a disposición del cliente algunas coberturas y garantías en principio impensables, como cobertura al viajar en otros medios de transporte o servicio veterinario para animales de compañía…

¿Realmente eres consciente de lo que podría llegar a ofrecerle un completo seguro de coche? Posiblemente no. Vamos a ver cuáles son esas coberturas menos conocidas.

Un seguro que cuente con una cobertura amplia de responsabilidad civil no sólo se encarga de cubrir los daños que pueda causar el vehículo cuando está en movimiento, sino también en reposo e incluso en otras situaciones. Por ejemplo, si se ha colocado mal el freno de mano al aparcar en una cuesta y por culpa de ese error nuestro automóvil se desliza, provocando daños a otro coche.

La R.C. también puede hacerse cargo de la insolvencia de terceras personas, indemnizando al tomador del seguro por los daños materiales causados al vehículo asegurado hasta el límite que se haya establecido en la póliza. Esta garantía sólo se hace efectiva, claro está, si se demuestra la insolvencia económica del culpable del accidente. 

 

Asegurado hasta en bicicleta

Un producto de auto es capaz de amparar a su asegurado cuando viaja en otros medios de transporte, incluida la bicicleta, haciéndose cargo de su responsabilidad civil como ciclista siempre y cuando no sea un profesional de la bici. Una garantía que puede cubrirte en los casos con graves consecuencias: muerte, gran invalidez o invalidez permanente absoluta para trabajar.

La cobertura de daños puede también ofrecer cobertura al tomador del seguro en cualquier accidente de circulación que se haya sufrido al ir en un vehículo terrestre, incluso como pasajero de un medio de transporte que circule sobre tierra o como peatón.

Hay seguros de auto que facilitan a los clientes, que salen de un accidente de tráfico con graves secuelas permanentes, un apoyo económico para ayudarles a la recuperación de la vida normal. ¿De qué manera? Cubriendo los gastos propios tanto de la adaptación del vehículo (o bien el coste de un coche adaptado) como de la vivienda de la persona afectada, así como los honorarios profesionales de un cuidador a cargo de ésta si fuera preciso.

Por curioso que parezca, no hemos cambiado de tercio para hablar de pólizas de salud. Un seguro de auto también puede incluir entre sus coberturas la de segunda opinión médica, servicio que se pone a disposición del asegurado ante cualquier situación de enfermedad o lesión grave tras un accidente de tráfico, con el fin de que éste tenga una completa información acerca de su estado físico.

 

Animales incluidos en la póliza

Más allá de esas situaciones, la póliza también es capaz de hacerse cargo no sólo de las personas, sino de los animales. Algunas compañías de seguros ofrecen al cliente la posibilidad de contratar, dentro de las coberturas de riesgos extraordinarios, una garantía que se haga cargo de los daños sufridos por perros y gatos a causa de un accidente de tráfico. ¿De qué manera? En el peor de los casos, haciéndose cargo de los gastos de sacrificio, entierro e incineración de las mascotas; en el más favorable, cubriendo el coste del tratamiento veterinario -incluyendo el transporte, la consulta, los gastos farmacéuticos y las pruebas médicas complementarias que sean precisas-.

Por otro lado, mediante las garantías de daños propios, el Asegurador abonará la indemnización por los daños materiales sufridos en el vehículo asegurado por atropello a especies cinegéticas y animales domésticos, siempre que en el atestado policial y/o denuncia se indique que hay restos del animal causante del daño en el vehículo, o en la calzada.

Como reza el tópico son todas las que están, pero no están todas las que son. Un seguro de auto puede poner a nuestra disposición cientos de garantías más que quizás no lleguemos ni a imaginar, tantas que no nos caben en este post. Para desarrollar mejor todas ellas, quizás sea más adecuado anunciar una segunda parte, que podréis leer próximamente en vuestro blog de Generali Seguros: Las otras garantías desconocidas del seguro de auto. ¡Hasta entonces!