El seguro no tiene fronteras: pólizas de decesos para inmigrantes extranjeros en España

El siglo XXI ha traído consigo un importante cambio sociológico en nuestro país merced a un significativo aumento de la inmigración hacia España. Desde hace una década el porcentaje de la población extranjera con respecto a la local se ha mantenido estable en torno a un 10% y hoy en día nuestra sociedad es mucho más global, más multicultural y multirracial de lo que era no hace mucho, en los años 80 y 90.

En la actualidad más de cuatro millones de personas de otros países residen en el nuestro, especialmente procedentes de Iberoamérica y de otros lugares de Europa. Un alto número de ellas no sólo habitan sino que trabajan aquí y han optado -en mayor o menor medida y también marcadas por su grado de cercanía cultural- por integrarse y convivir; han echado raíces, han tenido hijos y se han establecido en España con una idea de estabilidad.

Son ciudadanos de pleno derecho que viven, trabajan y cotizan aquí, y muchos disfrutan de su vida en su nuevo hogar. Pero en la mayoría de los casos es inevitable que no echen de menos el suyo, que es donde están su corazón, sus recuerdos, su cultura materna y una gran parte de su familia. Por eso, en mayor o menor medida viven a caballo entre dos países, aunque residan en el nuestro.

Esa situación particular requiere de numerosos esfuerzos, trámites y papeleos -ahora agilizados gracias al cada vez mayor peso de las gestiones a través de internet- por su parte y de una capacidad de adaptación importante. No sólo por parte de ellos, sino de la sociedad que les acoge, y prácticamente en todos los frentes. Además de en los sociales, en otros como los laborales, legales y burocráticos.

A esa integración contribuye también el sector asegurador, que trabaja en la elaboración de seguros adaptados a las necesidades de los extranjeros que residen en España. En el ramo de decesos, que es el que nos ocupa hoy, se han tenido numerosos factores en cuenta para la creación de productos como el que nos ocupa, el seguro de decesos para residentes extranjeros en España. Vamos a ver cuáles son sus peculiaridades y que nos pueden ofrecer si es esa nuestra situación.

 

La repatriación, el principal reto

El principal reto reside, en caso de fallecimiento, en la repatriación de los restos al país de origen si el tomador del seguro así lo ha requerido. Una cobertura que por supuesto integran estos seguros, que no sólo se encargan de los gastos y gestiones del sepelio sino que pueden ofrecer numerosas garantías y coberturas adicionales.

Un producto de este tipo tiene que integrar coberturas básicas en cualquier seguro del ramo, como la gestión y los gastos de sepelio -cuyo capital asegurado se establece en función de los precios que existan para la prestación de ese servicio en el país de residencia de la persona asegurada, aunque algunos productos permiten solicitar un capital adicional- o como el servicio de gestoría, una gran ayuda a la hora de obtener certificados, realizar los trámites  de las pensiones de viudedad u orfandad o recibir asesoría en cuestiones como la tramitación sucesoria.

Pero debe contar también con otra totalmente imprescindible: hablamos, claro está, de la ya citada cobertura de repatriación, que se encarga del traslado del cuerpo del fallecido desde cualquier lugar del mundo hasta el país de origen que haya sido elegida para la inhumación. Además de ello, la compañía de seguros siempre oferta un buen servicio, por eso debe encargarse también de asumir de los gastos médico-legales que sean necesarios de cara a la realización de este proceso de repatriación.

A menudo esta garantía integra a su vez otras que también resultan muy relevantes. Es el caso del acompañamiento de restos mortales, servicio que gestiona y proporciona un billete de ida y vuelta a un familiar desde España hasta el aeropuerto de destino del cuerpo.

 

Otras coberturas

Un seguro de decesos completo destinado a extranjeros residentes en España puede sumar a las garantías básicas antes expuestas otras de gran utilidad y que se hacen efectivas en vida del asegurado, muchas de las cuales están relacionadas con la salud. Hablamos de garantías como la de servicios médicos, dándose la posibilidad al contratante de incluir los dentales e incluso los de hospitalización, así como la opción de recibir una indemnización diaria por cada día que se resida en un centro hospitalario a causa de un accidente o una enfermedad.  Algunas compañías ofrecen la posibilidad al cliente de aumentar todavía más la cobertura de su póliza de decesos con garantías como médico a domicilio o segunda opinión médica.

Otras coberturas que pueden resultar de gran utilidad son la de fallecimiento o invalidez absoluta y permanente por accidente, la de asistencia en viaje, la de ayuda a domicilio, la de teleasistencia o el servicio de orientación telefónica.

GENERALI te ofrece una solución para ti y tu familia para que te sientas tranquilo.

CONTRATA ON LINE