¿Cómo funcionan las aportaciones a planes de pensiones?

Conseguir ahorrar es importante, y más en estos tiempos inciertos que corren y ante un futuro imprevisible. En ese sentido, los planes de pensiones se muestran como un cauce muy recomendable de cara a ahorrar dinero para la jubilación y además beneficiarse de las ventajas fiscales y el rendimiento que comportan los mismos. Pero ese objetivo no sale gratis, pues deberemos realizar a lo largo del recorrido ingresos periódicos y/o extraordinarios de dinero a nuestro plan, con el fin de llegar a la meta con los deberes hechos y la tranquilidad de disponer de un colchón suficiente. Hoy nos centraremos en ese aspecto, las aportaciones a planes de pensiones

¿Qué es un plan de pensiones?

Los planes de pensiones son productos de ahorro previsional a largo plazo, que tienen el fin de generar un suficiente montante de dinero del que disponer cuando llegue la jubilación, bien en forma de capital o de rentas. Se basan en aportaciones periódicas o puntuales del partícipe, que son invertidas por los gestores del plan siguiendo unas pautas previamente establecidas en función del perfil de riesgo del partícipe, la política de inversión del Fondo.

Aunque son productos finalistas, es decir, lo percibirás en el momento de tu jubilación (o fallecimiento o invalidez), contempla determinados supuestos en los que podrás rescatar tu Plan, como en caso de enfermedad grave o desempleo. Asimismo, podrás rescatar sin ningún tipo de justificación aquellas aportaciones y sus rendimientos que tengan más de diez años de antigüedad a partir del año 2025. el Para todos estos casos, el titular debe poder disponer no sólo de la cantidad ahorrada, sino de la rentabilidad que el Plan haya podido generar. 

Las aportaciones a los planes de carácter privado coinciden en cierto modo con las contribuciones realizadas por los ciudadanos al sistema público de la seguridad social, pues ambas suponen un esfuerzo financiero importante por parte de las personas en aras de conseguir financiación para sus futuras pensiones.

Ventajas de contar con un plan de pensiones

Deduce en la base imponible del IRPF

Estos productos permiten deducir una importante cantidad de dinero en la base imponible del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. 

Fomenta el ahorro

Ayuda en el objetivo de ahorrar y fomenta una mayor disciplina y regularidad en ese aspecto por parte del interesado, generando una rutina que sería más difícil de seguir en caso de que éste decidiera salvar un dinero para el ahorro por libre.

Genera rentabilidad

Hasta en el caso de los clientes más conservadores genera una rentabilidad importante, con ventajas fiscales y muy superior a la de una cuenta de ahorros común. El ahorro fiscal, por lo tanto, es notorio.

Complementa la pensión pública

Es compatible con la pensión pública y sirve para evitar un descenso importante en los ingresos de las personas que lo suscriben a la hora de la jubilación, acercándose e incluso alcanzando los que el cliente tenía en su vida laboral.

Movilización

Además, en los Planes de Pensiones, se permite la movilización a otros Planes o instrumentos de previsión social sin ningún tipo de coste adicional o penalización, por lo que hacen más atractiva su contratación.

Entonces, ¿cómo funcionan las aportaciones?

A grandes rasgos, estas inyecciones de capital a los planes de pensiones se pueden realizar de dos maneras: con aportaciones puntuales, en el momento en que al interesado le venga bien y le plazca, con total libertad para ingresar la cantidad que prefiera; o con aportaciones periódicas, mensuales por ejemplo, determinando una cantidad fija con la entidad asociada y realizando ingresos con la periodicidad establecida. El contratante puede también combinar, si quiere, ambas aportaciones.

Antes de contratar un plan de pensiones hay que tener muy claros aspectos como los rendimientos y la rentabilidad, que dependerán del tipo de plan y del riesgo que esté cada uno dispuesto a asumir. También es importante conocer cuál será el ahorro a fiscal a obtener en el momento de la contratación para pagar menos cada año en la declaración de la renta, algo que siempre irá en función de los ingresos anuales.

¿Cuánto desgravan los planes de pensiones?

Las cantidades aportadas anualmente al plan pueden ser desgravadas en el IRPF: reducen la base imponible y llegan a ofrecer en algunos casos un importante ahorro fiscal, que siempre irá en función de la retención que se haya establecido. Eso sí, con unos límites: la desgravación anual máxima no puede superar el 30% de los rendimientos netos del trabajo y las actividades económicas, ni tampoco ser superior a 8.000 euros. 

Acabamos con un ejemplo práctico para demostrar las ventajas fiscales que comportan los planes de pensiones, especialmente pagar menos impuestos. Supongamos que hemos aportado 200 euros al mes a nuestro plan, lo que suma 2.400 euros anuales, y que tenemos un tipo de retención del IRPF del 24%; conseguiríamos ahorrar en concepto de impuestos  576 euros anuales. No está nada mal, ¿verdad?