Documentación obligatoria que hay que llevar en el coche

Tras habernos referido ya a diferentes seguros, vamos a cambiar de asunto y cogemos velocidad para hablar de coches. Pero no sobre un último modelo o las coberturas de los seguros de auto, sino para ayudaros con información de carácter práctico. 

Parece una cuestión simple y quizás por eso reparemos poco en ello, pero resulta fundamental tenerla clara. ¿Sabéis cuál es la documentación obligatoria en el coche? ¿De qué papeles oficiales debemos disponer en nuestro vehículo, para qué sirven y cuáles son nuestras obligaciones al respecto? Seguid leyendo, os ofreceremos información concisa y completa sobre todo ello.

Documentos obligatorios

Sin más dilación, y haciendo por un momento la labor de la DGT, os recordamos los documentos obligatorios que deben estar en vuestro vehículo privado siempre que os desplacéis con él: 

Permiso de circulación

Imprescindible, pues es el documento que acredita la matriculación del vehículo y al hacerlo lo autoriza para circular por las vías públicas. Contiene los datos que le identifican, por un lado al vehículo como: matrícula, número de bastidor, marca y modelo, cilindrada, tipo de combustible, número de plazas, fecha de vencimiento de la ITV, kilometraje que tenía el vehículo en la última ITV,  fecha de primera matriculación, uso del vehículo. Por otro lado datos del propietario, nombre y apellidos y fecha de adquisición por este. 

Tarjeta de Inspección Técnica

Conocida más popularmente como la ITV, la Inspección Técnica de Vehículos. Acredita que el coche -o furgoneta, o camión, o motocicleta- reúne todas las condiciones mecánicas y técnicas para circular. Indicar que desde 2016 esta tarjeta es electrónica, con esto se garantiza una mayor seguridad en los datos que en ella figuran ya que la DGT dispone de este registro y las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado recuren a esta consulta electrónica para ver los datos de la misma, aun así también se dispone en papel. Esta tarjeta contiene, con mucho más detalle que el documento anterior, datos del vehículo como la tara, el PMA, neumáticos y sus dimensiones, el número de asientos, dimensiones del vehículo, ancho de vía, número de cilindros, potencia fiscal y potencia física, tipo de motor, combustible, modificaciones realizadas al vehículo, etc..

Recordad: no sólo es obligatorio llevar la ficha técnica, sino la famosa pegatina que certifica que se ha pasado la inspección. Así que… ¡ni se os ocurra no poner la tarjeta de la ITV  o quitarla del cristal!

Carnet de conducir

Como todos sabéis, el carnet de conducir es la prueba fehaciente de que el conductor está en condiciones de circular, al haber superado las pruebas y exámenes necesarios, tanto de conducción como psicotécnicos. En este documento también se especifica la clase de vehículos que su dueño está autorizado a conducir.

También es recomendable llevar en el auto otros documentos como el impuesto de circulación (tasa municipal que los dueños de vehículos privados, con algunas excepciones, deben abonar cada año) y el seguro de coche, o al menos una copia del recibo del mismo. El impuesto de circulación y la póliza del seguro son papeles con los que es obligatorio contar, aunque cada uno es libre de tenerlos en casa o llevarlos consigo.

¿Pueden multarme si no llevo los documentos en el coche?

En este punto posiblemente os preguntéis: “¿Y si no llevo los papeles del coche y me para la policía o la guardia civil? ¿Me multarán? ” La respuesta es que sí, que no sólo pueden multarte sino que lo harán con toda seguridad.  Si el conductor no lleva consigo cualquiera de los documentos obligatorios, sea cuál sea el tipo de vehículo que maneje se expondrá a una multa de diez euros por cada uno de los papeles que no presente.

Seguramente os sonará a poco, pero esa es la mínima penalización a la que se expone el infractor. Si el permiso de circulación está sin renovar o su dirección no coincide con la del DNI, deberá pagar 80 euros; si dispone de un permiso extranjero que deba ser canjeado y conduce sin la autorización administrativa válida en España, alrededor de 200; y si el carnet de conducción no fuera válido, unos 500. Así que, en resumen, mejor tener los papeles en regla y a mano por si nos los solicitan en algún momento: estaremos mucho más tranquilos y evitaremos problemas.