RSC de las aseguradoras ante el coronavirus

En este artículo abordaremos el tema de la RSC de las aseguradoras, que en cuestión de salud es ahora más importante que nunca. La grave crisis desatada por el coronavirus está afectando de manera crucial a dos grandes ámbitos, que resultan esenciales tanto individualmente como en sociedad. Uno de ellos es la salud y el otro la economía, dos ramas del árbol que en ocasiones incluso van indisolublemente unidas. El panorama que ha dejado la pandemia Covid-19 resulta devastador, a nivel mundial y especialmente en nuestro país: decenas de miles de fallecidos, numerosos hospitalizados, la economía nacional en recesión y el paro en unos niveles elevadísimos. 

Si siempre resulta importante sumar esfuerzos para ayudar a quienes más lo necesitan, ahora más que nunca es el momento, en esta parte de nuestra historia reciente en la que más familias pasan por problemas tanto económicos como sanitarios, si no de ambas clases, con el añadido del dolor y el daño psicológico que su difícil situación les supone. Familias tristes por la muerte de alguno de sus miembros o preocupadas por sus dificultades para llegar a fin de mes, personas que se han quedado en el paro, autónomos que se han arruinado…

Una situación muy dura y complicada, en definitiva. Pero dejemos la tragedia a un lado y centrémonos en la parte positiva y propositiva, las soluciones. Porque si algo está dejando patente esta etapa es la buena voluntad y la solidaridad de miles de personas, empresas y colectivos, que están poniendo lo mejor de ellos mismos para (en muchas ocasiones de manera altruista) aportar al bien común.

La RSC, la responsabilidad social corporativa, es más importante que nunca por parte de las compañías. Y el sector asegurador, en líneas generales, no se ha echado a un lado, creando proyectos de ayuda o colaborando en ellos mediante su dinero, su creatividad y su esfuerzo, principalmente en el apoyo a la salud y la calidad de vida de numerosos colectivos que han resultado especialmente afectados por el Covid-19.

 

Proyectos de ayuda en el sector

 

Pero la crisis económica nacional no puede desvincularse de la que afecta a todo el orbe, pues pese a las fronteras todos estamos todos conectados como fichas de dominó, como las piezas de un puzzle. Por eso algunas aseguradoras, como GENERALI, especialmente las que tienen presencia no sólo en España sino en otros puntos del planeta, están llevando a cabo donaciones de elevadas sumas de dinero ( en el caso de GENERALI, ha constituido un fondo de 100 millones de € a nivel global para la lucha contra Covid-19) ; su objetivo, en primera instancia, es ofrecer una asistencia inmediata ante esta vertiginosa y devastadora crisis y, más a medio plazo, apoyar los esfuerzos de recuperación económica que están realizando los países afectados. Importantes cantidades que pueden ser mayores gracias a la solidaridad individual de los propios trabajadores de cada empresa, que en la medida de sus posibilidades tienen en su mano ayudar. Integrarles e incluirles en esas iniciativas solidarias -siempre de manera altruista y voluntaria- puede resultar una dinámica acertada y redundar en una asistencia más completa y eficiente.

 

Autónomos y pymes, los más afectados

 

A nadie se le escapa que dos de los sectores más afectados por la pandemia son el de los autónomos y el de las pequeñas y medianas empresas, las pymes, muchas de las cuales corren peligro de quiebra y se han visto obligados a hacer auténticos malabarismos para seguir adelante. Muchas de estas personas y colectivos trabajan en contacto y colaboración constante con las compañías de seguros, con lo que también se antoja una iniciativa positiva (desde un punto de vista empresarial, más allá del meramente solidario) que éstas les ayuden ahora a salir adelante en estos momentos complicados.

Por eso, algunas aseguradoras, entre las que se encuentra GENERALI,  han lanzado también fondos dedicados a servir de chaleco salvavidas a sus proveedores cualificados, aliviando el impacto económico de la crisis sobre un tipo de profesionales que forman parte directa o indirectamente de su servicio al cliente.

 

La importancia de los sanitarios

 

Todo el mundo coincide también en que los grandes héroes de este periodo son los profesionales sanitarios, que se han dejado la vida -incluso literalmente- en ayudar a los demás, en condiciones que generalmente no han sido las mejores. Su tremenda carga de esfuerzo y trabajo ha desembocado en muchas ocasiones en graves problemas de salud, y no únicamente física sino mental (depresión, ansiedad, stress).

Estamos sin duda en deuda con ellos, y esa sensación también se desprende de la labor de varias compañías aseguradoras, que coordinadas por Unespa (asociación empresarial del seguro), han colaborado para la creación de un fondo de más de 37 millones de euros para la contratación  de un seguro colectivo de vida y hospitalización que cubre gratuitamente al personal sanitario, del sector público y privado, en su lucha contra el Covid-19. La póliza da cobertura a más de 700.000 personas que cuidan de la salud de la población española y se constituye así en el mayor seguro colectivo jamás contratado en España.

 

Ayudas a familias

 

Para finalizar recordamos también que hay aseguradoras que se han encargado también de ayudar en proyectos a las familias o colectivos más desfavorecidos, con menos recursos económicos y sanitarios. Iniciativas como The Human Safety Net, el proyecto social de GENERALI que está enfocado a asistir a familias en riesgo de exclusión social con niños pequeños a su cargo.